Hoy vengo a hablarte de un tema que a mi me trajo de cabeza: cómo definir el cliente ideal. Y es que crear un blog es sencillo, sólo tienes que empezar a escribir lo que quieras y eso lo puede hacer cualquiera.

Crear un blog de éxito es otro cantar, porque para que tu blog tenga éxito vas a necesitar tres cosas:

[thrive_text_block color=”teal” headline=”
1- Resolver un problema concreto.
2- Conectar con los lectores a través de la pantalla.
3- Mentalidad emprendedora y currar mucho.”] [/thrive_text_block]

En este post me voy a centrar en conectar con los lectores a través de la pantalla.

Para ello vas a necesitar definir tu cliente ideal.

¿Sabes definir a tu cliente ideal?

Cuando empecé quise dirigirme a todo el mundo, creí que podría perder oportunidades si me cerraba. Hice varios cursos de marketing y de creación de empresas y todos me decían lo mismo: “Tienes que saber a quién te diriges”, pero como soy cabezota de narices y a mi me gusta poner mi propia mano para comprobar si el fuego quema seguí con mi estratégia de “para todo el mundo”.

¡Pero oye, que tenían razón! Así que en uno de esos muchos momentos en que me sentía más perdida que el pobre Nemo hice una pausa y trabajé en definir mi cliente ideal y esto es lo que he aprendido:

infografia para definir cliente ideal paso a paso

1.Tu cliente ideal es aquel que está dispuesto a pagar por tus servicios:

 

¿O no? El cliente ideal es el que está contento contigo, con tus servicios, te paga, repite y además te recomienda. Es ese al que a veces te entran ganas de abrazar.

¿Y para qué va a pagar alguien por tus servicios?

Pues para que le solucionen su problema, ni más ni menos. Seguramente no serás el único que soluciona ese problema, al final y al cabo todo empresario y toda empresa se dedica precisamente a eso.

¿Entonces, por qué a ti?

Pues porque tu cliente ideal siente que tú le comprendes, que tu le hablas a él o a ella. Tienes que ser como esa canción que suena en el momento oportuno y parece que está escrita sólo para ti.

Y para que toda esta magia ocurra necesitas crear un personaje ficticio (o copiar uno real si ya tienes este tipo de cliente).

2.Creando a tu cliente ideal:

 

Para poder crear un cliente ideal rellena toda esta información:

• Nombre (Sí, tu cabeza funcionará mejor si escribe para Angelina, Brad, María o Jesús que si escribe para “cliente ideal”, demasiado largo, vamos a hacerlo bien).
• Edad
• Dónde vive
• Estudios
• Aficiones
• Trabajo actual
• Ingresos
• Situación familiar
• Estado civil
• Blog que sigue
• En qué invierte el tiempo libre
• Programas de TV que sigue
• Libros que lee.
• Redes sociales que utiliza

Una vez tienes esta definición de cliente ideal es hora de entrar en los temas realmente profundos:

3.Su problema principal, miedo y preocupaciones:

 

Necesitas conocer, saber qué es aquello que quiere resolver, y debe ser algo concreto y específico. Tu cliente ideal no va a google y busca “cómo llevar a mi empresa al siguiente nivel”, lo que busca tu cliente ideal es “cómo tener más clientes” o “cómo darse a conocer”, por ejemplo, y eso es precisamente lo que tú debes tratar de resolver y solucionar.

• Descubre cuál es su miedo principal.
• Qué es eso que le está provocando dolor.
• Qué intenta resolver su cabeza constantemente, qué le preocupa.

4. Sus sueños y anhelos más profundos:

 

• ¿Qué es eso que realmente quiere? Cuál es su sueño ideal.
• ¿Qué le encantaría lograr? Y aquí hay que ser concretos, no basta con “tener más clientes”
• ¿Cómo se siente al pensar en la posibilidad de lograrlo?
• ¿Qué está dispuesto a hacer para lograr sus objetivos?

5. Lo que ve:

 

• ¿Que ve ahora mismo tu cliente ideal? Con sus propios ojos
• ¿Dónde está?
• ¿Que observa para ser consciente de que tiene un problema?

Por ejemplo: “Mi cliente ideal ve mucho trabajo en su agenda, pocos ingresos, muchos papeles desordenados, comparte despacho y ve muchas cosas anotadas en su agenda, demasiadas horas las mismas paredes y unos números en la cuenta corriente poco satisfactorios para las horas que trabaja”.

6. Lo que escucha:

 

• ¿Cuales son sus propias palabras? ¿Qué dice a sus personas de confianza?
• ¿Qué le dice su entorno?
• ¿Qué opinan sus amigos?

7. Sentimientos:

 

• ¿Qué es lo que siente?
• ¿Qué es lo que quiere sentir?
• ¿Qué detesta sentir?

 

Tener toda esta información te va a ayudar a saber qué escribir y para quién lo vas a escribir. No es lo mismo dirigirse a un público joven que a un público de mediana edad, ni escribir para mujeres que hacerlo para hombres.

Esto no quiere decir que no pueda interesarse por tus servicios una persona que no encaje en el perfil de tu cliente ideal o que no puedas trabajar con alguien que en un principio no encaja. Definir tu cliente ideal simplemente te ayuda, te guia y te orienta hacia un tipo de público y a conectar con él.

Y te voy a contar lo que he hecho yo para definir mi cliente ideal: ofrecer mis servicios gratuitos a personas que se que pueden tener interés en él. Les he escuchado y tratado de resolver todos sus problemas.

Hay gente que me dice que eso de trabajar gratis no debe ser, pero no te lo tomes como algo unilateral, realmente vas a ver, a descubrir, te van a guiar y ayudar a enfocar mucho mejor.

Y ahora cuéntame ¿Te cuesta definir a tu cliente ideal? ¿Tienes algún miedo o bloqueo a la hora de definirlo? Estaré encantada de leerte y de responderte.